• volver

    Domingo, 22 de enero de 2012

    La CGT no aceptará "ni piso ni techo" para sentarse a discutir las paritarias

    El dirigente cegetista Omar Plaini consideró ayer que las negociaciones paritarias a realizarse en 2012 no tendrán “ni piso ni techo”, pero que habrá que aguardar hasta marzo para conocer el impacto que tendrán sobre el salario la quita de subsidios y las subas de tasas municipales.

     

    El dirigente cegetista Omar Plaini consideró ayer que las negociaciones paritarias a realizarse en 2012 no tendrán “ni piso ni techo”, pero que habrá que aguardar hasta marzo para conocer el impacto que tendrán sobre el salario la quita de subsidios y las subas de tasas municipales.

      En tanto, el empresario plástico y ex jefe de la UIA, Héctor Méndez, admitió que las tratativas salariales podrían generar subas que estarían en el orden del “20, 21 o 22 por ciento” para este año, y calificó como “un impuesto vil” el efecto que tienen las alícuotas vigentes del impuesto a las ganancias para el ingreso del asalariado.

    Sin matarse. Consultado sobre cómo cree que se desarrollarán las rondas paritarias durante este año, el ex titular de la Unión Industrial y presidente de la Cámara de la Industrial del Plástico señaló que “el problema es no matarse ni unos ni otros, ya que a nadie le sirve un obrero muerto de hambre y tampoco una empresa cerrada”.

      Más allá de estos conceptos, Plaini y Méndez mantuvieron un fuerte cruce verbal en un programa radial que se originó luego que el gremialista calificara de “altisonante e irresponsable” la posición asumida por el empresario, al que acusó de “hablar de catástrofe o tragedia” al referirse al marco paritario.

      No menos duro, Méndez sugirió que el gremialista debería “ir a la escuela” y sostuvo que su actividad, la del plástico, “es un ejemplo de acuerdo salarial; así lo dice el Ministerio de Trabajo, por ello, lo que él diga no tiene ninguna importancia”.

    Números en la mesa. En lo que hace a las paritarias 2012, Méndez estimó que los gremios “arrancarán en el 25 por ciento y cada cámara ofrecerá un 18 por ciento”.

      “Luego nos sentaríamos y llegaríamos al 20, 21 o 22 por ciento; la verdad es que no lo sé... justamente parte de la negociación es ceder y renunciar un poco a algo”, explicó.

      Consultado sobre una readecuación de la alícuota vigente en Ganancias, el empresario sugirió que desde el Estado “no se puede pedir un sacrificio si yo no lo hago: es un tema ético”.

      “El impuesto sobre el trabajo es un impuesto vil, no tenga duda”, dijo sobre una cuestión sobre la cual la CGT mantiene un reclamo para que el Ejecutivo ajuste, en favor de los sueldos medios y bajos, las alícuotas de Ganancias.

    En el aire. Plaini, por su parte, recordó que según las últimas declaraciones del gobierno “no había piso ni techo” para las paritarias pero pidió esperar a marzo para conocer el impacto “en el bolsillo de la familia del trabajador” de la quita de subsidios y la suba de tasas en algunos municipios.

      El dirigente del gremio de los canillitas y diputado nacional resaltó que un mes atrás “el propio ministro de Trabajo (Carlos Tomada) manifestó que no había piso ni techo” para las paritarias.

      Plaini, estrecho colaborador de Hugo Moyano en la CGT, criticó también los planteos formulados por Héctor Méndez al indicar que “siempre hubo racionalidad” en las paritarias pese a que “se dicen muchas cosas y hay declaraciones altisonantes e irresponsables, como las del ex presidente de la UIA, aunque finalmente todos se ponen de acuerdo” en materia de salarial.